Últimos Artículos

Tu Web del Cine de Terror

Tu Web del Cine de Terror

19 febrero 2018

Jesus Marti

Refugio macabro / Asylum (1972)

Refugio Macabro (Asylum, 1972) una curiosa película dirigida por Roy Ward Baker.
Siempre me han gustado las películas que contienen varias historias al servicio de un hilo argumental, el cine nos ha dado buenos ejemplos de esta manera de trabajar, películas como Al morir la noche / Dead of night (1945), Historias de terror / Tales of terror (1962), Las tres caras del miedo / I tre volti della paura (1963), Creepshow (1982) o la más reciente Truco o trato / Trick ‘r treat (2007) son buena muestra de ello.
Pero la productora que hizo de este estilo una marca de fábrica fue Amicus Productions. Milton Subotski y Max J. Rosenberg, dos estadounidenses que se habían conocido durante el rodaje de Horror Hotel, fundaron, a principios de los años sesenta, esta empresa, haciendo de Inglaterra su base de operaciones para pronto convertirse en una competencia bastante seria para otra productora del mismo país: Hammer. Ambas ofrecían películas con temáticas muy parecidas (el terror y el suspense) pero se distanciaban en el tono y el estilo utilizado. La circulación entre ambas empresas, sin ningún tipo de rubor, de parte de sus directores, técnicos y artistas, provocó que las producciones tuvieran un acabado y una presencia muy similar.
El film que hoy nos ocupa, es una pequeña joya bastante olvidada pero muy aprovechable. Asylum (1972), conocida en España como Refugio macabro (se lucieron con el título),  fue dirigida por Roy Ward Baker (en la que fue su primera colaboración con Amicus), el guión estuvo a cargo del gran Robert Bloch y fue protagonizada por una amplio y conocido plantel de intérpretes que aseguraban el perfecto funcionamiento de toda la propuesta.
Roy Ward Baker, un excelente director.
El argumento de Asylum es el siguiente: un joven psiquiatra (Robert Powell) tiene una entrevista de trabajo en un sanatorio mental. Una vez en el lugar lo recibe el Dr. Lionel Rutherford (Patrick Magee), que le informa de que el responsable del establecimiento es ahora uno de sus internos. Para comprobar si el joven está suficientemente preparado para trabajar en el lugar, el Dr. Lionel le propone un reto: tiene que subir a la planta de arriba (donde están los enfermos), entrevistarse con ellos y averiguar cual es el antiguo director, avisándole, de paso, de que puede ser un hombre o una mujer indistintamente. Acompañado de Max (Geoffrey Bayldon), cuidador de los enfermos, el aspirante al trabajo inicia sus pesquisas.   
Como seguramente ya habréis adivinado el eje central de la película son las entrevistas con los enfermos, cuatro historias diferentes que permiten al director adentrarse en distintos ambientes, atmósferas y posibilidades, un auténtico tour de force del cual el realizador sale muy bien parado.
A continuación desgloso los diferentes segmentos, por supuesto, no explico de qué va cada uno para no estropear la sorpresa de su visionado. 
La primera historia se titula Frozen Fear (traducción literal: Miedo congelado), en ella se mezclan, sabiamente, elementos o situaciones bastante utilizados en el cine de terror: adulterio, asesinatos, vudú y venganza sobrenatural. Está protagonizada por Richard Todd, Barbara Parkins y Sylvia Syms.
The Weird Tailor (tl: El sastre extraño) es la siguiente y quizás la más conseguida de la película. Peter Cushing y Barry Morse bordan su trabajo consiguiendo que toda la historia desarrollada tenga una atmósfera sobrenatural y terrorífica realmente brillante.
Peter Cushing en el segmento titulado El Sastre Extraño.
El tercer segmento es Lucy comes to stay, la historia presentada es la típica de doble personalidad esquizoide. Protagonizada por Britt Ekland, Charlotte Rampling, James Williers y Megs Jenkins es el segmento más predecible de toda la película.
Mannikins of Horror es la última y, siendo la menos trabajada (o más ingenua), es la más importante pues es la que crea el nexo de unión para el sorpresivo final de la película (sorpresivo es una exageración, pues el espectador atento, seguramente, ya ha resuelto el misterio). Herbert Lom, con su habitual carisma y variedad de registros se encarga de toda función, una función que se inspira en la grandiosa película de Tod Browning Muñecos infernales.      
El resultado final es muy entretenido, una película muy correcta técnicamente, suficientemente atmosférica y por momentos bastante enfermiza, detalles suficientes para deleitar a los aficionados al género. En su contra juegan factores como la escasez de secuencias explícitas o más sangrientas y la poca atención mostrada a los efectos visuales; de todas maneras Amicus siempre apostaba más por las atmósferas y las historias que por la expresividad visual, por lo tanto has de entrar en el juego propuesto para disfrutar de estas producciones.   
La película está muy cercana al espíritu de cómics como Tales from the Crypt o The house of mistery, historias cortas, sorpresivas e impactantes que dejan con ganas de más (siendo está su principal virtud).
Especial atención merece la banda sonora, la utilización y arreglos del tema Noche en el monte pelado del gran compositor ruso Modest Petrovich Mussorgsky es soberbia. Esta pieza, utilizada en infinidad de películas (el mismo Disney la utilizó en Fantasía), está inspirada en un cuento corto de Nicolás Gogol, en el cual se relataba el Sabbath de las brujas.
En próximos artículos nos acercaremos más a la historia y películas de esta curiosa productora, por ahora ya está bien, como siempre os dejo con la ficha técnica, artística y el trailer de la misma.
Un saludo desde el manicomio.



Ficha Técnica
Año: 1972 / Director: Roy Ward Baker / Productor: Max Rosenberg, Milton Subotsky / Guión: Robert Bloch / Música: Douglas Gamley, Modest Mussorgsky / Fotografía: Denys N. Coop / Maquillaje: Roy Ashton / País: UK / Duración: 88 m. / Formato: 35mm  / Proporción: 1.85: 1 / Color
Ficha Artística
Peter Cushing, Herbert Lom, Barry Morse, Britt Ekland, Patrick Magee, Barbara Parkins, Robert Powell, Charlotte Rampling, Sylvia Syms, Richard Todd, James Villiers, Geoffrey Bayldon, Ann Firbank, Megs Jenkins, John Franklyn-Robbins, Sylvia Marriott, Tony Wall, Frank Forsyth, Daniel Jones



17 febrero 2018

Jesus Marti

CAPTAIN CLEGG aka NIGHT CREATURES (1962)


Poster de Captain Clegg aka Night Creatures 1962

"Captain Clegg se saborea con curiosidad, se degusta con placer y roza la perfección, dentro de su limitada propuesta"

El reconocimiento que la productora británica Hammer tiene actualmente ha ido de la mano de sus múltiples trabajos dentro del cine de terror y fantástico. Sin embargo, sus incursiones en géneros tan dispares como las aventuras o la comedia, son a menudo olvidadas por el aficionado. La película que hoy ocupa el post de El Terror Tiene Forma lleva por título Captain Clegg, siendo más conocida como Night Creatures. Esta producción del año 1962, parte de un simple argumento inscrito en el género de aventuras, para añadir elementos como el drama, el contrabando, los piratas, algún destilado humorístico y pequeñas gotas de rollo sobrenatural (efectivas, muy efectivas) para desarrollar una película que se saborea con curiosidad, se degusta con placer y roza la perfección, dentro de su limitada propuesta. Captain Clegg es una adaptación de la novela de Russell Thorndike titulada “Dr. Syn”, el libreto corrió a cargo de Anthony Hinds (bajo pseudónimo), que contó con la ayuda de Barbara S. Harper para buena parte de los diálogos.
La sinopsis es la siguiente: a bordo de un barco pirata, un marinero es acusado y condenado a causa de su conducta disoluta con la mujer del Capitán, la sentencia no es piadosa, se le cortan ambas orejas, la lengua y es abandonado en una isla desierta, atado a una palmera, para que muera de hambre. Después de esta breve introducción y los correspondientes títulos iniciales, vemos cómo el Capitán Collier (Patrick Allen) al mando de una tropa de oficiales y marineros británicos, desembarca en una pequeña isla de la costa británica, el objetivo es localizar y eliminar a unos contrabandistas de licor que tienen su negocio montado en ese lugar. Al llegar al pueblecito es recibido amigablemente por el Dr. Blyss (Peter Cushing), reverendo local, que lo acompaña en sus primeras pesquisas por el pueblecito. El resultado de la investigación es desalentador, no consigue encontrar ninguna pista fiable de los contrabandistas, pero sí que se le informa, detalladamente, de que por las noches unos espectros a lomos de sus caballos (también espectrales), conocidos como los fantasmas del pantano, aterrorizan a los lugareños. Collier desconfía de todo el mundo, en especial de Blyss, y sus investigaciones pronto desembocarán en una sorprendente revelación.
Peter Cushing en Captain Clegg
Este film fue dirigido por Peter Graham Scott (1923-2007), curtido realizador que durante su carrera combinó trabajos tanto para la gran pantalla como para el medio televisivo. Visto lo visto en el film se puede decir que este artesano jugaba muy bien con las cartas que tenía entre las manos. En el film que hoy nos ocupa, los diferentes elementos argumentales son combinados perfectamente, hay tensión, ritmo y agilidad, las pequeñas incursiones en las secuencias de tono sobrenatural que presenta la historia están resueltos con efectividad y se consigue una lograda atmósfera, las pillerías de los contrabandistas están bien sazonadas y condimentadas, siendo parte importante del interés que mantiene al espectador atento a la película; en definitiva un buen trabajo, equilibrado y en momentos brillante, de un director no demasiado conocido que, según mi parecer, podía haber logrado un mayor reconocimiento profesional.
Oliver Reed en Captain Clegg
Arthur Grant (1915-1972), a cargo de la fotografía, secundó muy bien la labor del director, no en vano la carrera de este hombre está salpicada por sus trabajos en producciones tan famosas como La maldición del hombre lobo (The curse of the werewolf, 1961) de Terence Fisher, El alucinante mundo de los Ashby (Paranoiac, 1963) de Freddie Francis o La tumba de Ligeia (The tomb of Ligeia, 1964) de Roger Corman. Estos tres ejemplos dan constancia de la profesionalidad de Grant y dan viva imagen de su sobrio pero efectivo trabajo.
Respecto a la labor interpretativa destacar, cómo no, la labor de Peter Cushing, que ofrece otra de esas interpretaciones intensas, llenas de sensibilidad y poderío, que consiguen la plena identificación del espectador con su personaje. Acompañando a Cushing nos encontramos a un jovencito Oliver Reed, que cumple holgadamente con su personaje y a Yvonne Romain, que ya había coincidido con Reed en La maldición del hombre lobo, dando vida a la virginal y pura Imogene. Respecto a los secundarios no podemos dejar de destacar la presencia de Michael Ripper, uno de esos rostros conocidísimos para los seguidores de la Hammer, que con su sola presencia llena completamente secuencias que sin su trabajo hubieran sido bastante más lineales. El antagonista de Cushing al cual da vida Patrick Allen, quizás sea el más flojo de la película, pues su personaje no consigue en ningún momento transmitir mucha intensidad.


Captain Clegg forma parte de la serie de películas dedicadas a los piratas que la Hammer produjo en los años sesenta, todas ellas muy entretenidas y merecedoras de un nuevo visionado. Estas películas fueron The pirates of blood river (1962) dirigida por John Gilling y protagonizada por Christopher Lee, The scarlett blade (1964) también dirigida por John Gilling y The devil-ship pirates (1964) de Don Sharp, con Christopher Lee, de nuevo, como protagonista. De todas maneras, Captain Clegg, es mi favorita, pues su componente sobrenatural le da un poco más de vida, por lo menos a mis ojos.
Los jinetes fantasma de Captain Clegg
En definitiva, una curiosa mezcla de géneros que consigue, sin despeinarse, su propósito, que no es otro que ofrecer un espectáculo entretenido, por momentos absorbente y que tiene, en su sobriedad, no pocos elementos atractivos que la hacen merecedora de un atento visionado. Recomendada para fans de la Hammer y de Cushing y para cualquier aficionado que no le haga ascos a una buena película de aventuras con algún condimento extra.
Un saludo bajo el pabellón pirata.                   

FICHA TÉCNICA
Título: CAPTAIN CLEGG aka NIGHT CREATURES (1962 / UK / 80' / Color)
Director: Peter Graham Scott
Productor: John Temple-Smith        
Guión: Anthony Hinds / Barbara S. Harper
Música: Don Banks         
Fotografía: Arthur Grant
Dirección Artística: Don Mingaye  
Maquillaje: Roy Ashton / Frieda Steiger
FX: Les Bowie / Ian Scoones
      
FICHA ARTÍSTICA
Peter Cushing, Yvonne Romain, Oliver Reed, Patrick Allen, Michael Ripper, Martin Benson, David Lodge, Derek Francis, Daphne Anderson, Milton Reid, Jack MacGowran, Terry Scully, Sydney Bromley, Peter Halliday, Rupert Osborne, Gordon Rollings, Bob Head, Colin Douglas, Gerry Crampton, Harold Gee.   



14 febrero 2018

Jesus Marti

La no muerta / The undead (1957)

The Undead (La no muerta) una película dirigida por Roger Corman.
Quintus Ratcliff ( Val Dufour), una especie de científico loco, ha recogido en la calle a una prostituta llamada Diana Love (Pamela Duncan) y la ha llevado al Instituto Americano de Investigación Psíquica. Una vez allí convence al profesor Ulbretch (antiguo maestro suyo) para que le ayude en un experimento. El cual es una práctica de hipnosis, con el objetivo de llevar la  mente de la muchacha a una especie de regresión en el tiempo para demostrar la existencia de las reencarnaciones. Durante la sesión, en un trance muy profundo, la chica ayuda a escapar de la hoguera a una joven acusada de brujería. Este simple hecho puede cambiar totalmente las cosas en el futuro, por lo que Quintus se verá obligado a intervenir e intentar arreglar las cosas.
Esta es, a grandes rasgos, la sinopsis del film que hoy traigo a El Terror Tiene Forma. Dirigida y producida por Roger Corman sin separarse ni un milímetro de su manera de trabajar, o sea, rodajes cortos, presupuestos ajustados,  mucha imaginación y un descaro a prueba de bombas para plasmar sus ideas en celuloide, nada nuevo visto ahora, pero que en su momento dinamitó completamente la industria cinematográfica y abrió el camino para un montón de nuevos realizadores, que se forjaron a la sombra de este avispado y excepcional personaje.
Richard Devon como Satán en la película La no muerta
The Undead es la película número trece en su carrera como director (56 títulos en su  haber) y fue rodada poco antes de la famosa etapa en que adaptaba los relatos de Poe, con Vincent Price como anfitrión de lujo. Seis días bastaron a Corman para darle forma y gastarse los 70.000 $ que tenía de presupuesto y esta vez la jugada no le salió tan redonda como en otras ocasiones. Toda la película se resiente por la rapidez, con muchos altibajos, unos efectos visuales de rastrillo, bastantes fallos de continuidad / argumento y poco acierto al trasladar en imágenes las ideas interesantes que pululan por el guión. Ante esto podemos decir, sin temor a equivocarnos, que The Undead no está entre sus películas más conseguidas pero, para ser justos, tampoco es un film malo de narices, digamos que es una propuesta fallida, que condensa en su metraje lo mejor y lo peor del artesano.   
The Undead / Fotocromo promocional de esta película dirigida por Roger Corman.
Al ser el producto presentado típico de la factoría Corman, no difiere en demasía de sus films más brillantes. Por este motivo hay que recalcar que la idea original no está nada mal, algunas escenas logran ser atmosféricas e inusualmente brillantes a pesar de los pocos medios con los que se contaba, las chicas son espectaculares, la banda sonora es aceptable y el ritmo de narración es bastante alto, cosa que ayuda mucho a visionarla con interés.
La película está basada en un supuesto caso real de hipnotismo y regresión. El caso era bastante extraño: Morey Bersntein hipnotiza a Virginia Tighe, pronto ésta comienza a hablar con acento irlandés y a jurar que es Bridey Murphy, una mujer del siglo XIX. Después de esta primera sesión Bersntein continuó con sus sesiones de hipnosis para poco después publicar el libro The search of Bridey Murphy, que se convirtió en todo un best seller. En el año 1956 se estrenó una película que relataba los acontecimientos ocurridos, fue dirigida por Noel Langley siendo sus principales intérpretes Teresa Wright y Louis Hayward.
A recordar:
-   El mismísimo Satán en persona nos presenta el film, lástima que con el gorrito de Robin Hood que lleva y el tridente en primer plano, la secuencia sea un pelín ridícula. Richard Devon se encarga del papel.
-  El baile de las zombies…vampiros…brujas, no sé bien lo que son, pero lo que sí sé es que el baile es absolutamente psicotrónico y alucinado.
-  La bruja buena, increíble la verruga y la barbilla prominente que le colocaron, un aplauso para la actriz, ya que no debía ser fácil tomarse en serio su papel con semejante pinta. Repito, aplausos unánimes.
-  La breve aparición de Dick Miller que vende su alma al diablo para desprenderse de la lepra.  
Curiosidades:
-  Los simpáticos murciélagos que se ven varias veces durante la película eran sobrantes de un film anterior, en concreto de Conquistaron el mundo / It conquered the World.
- La AIP estrenó el film en un cojonudo doble programa, la película de acompañamiento fue Voodoo Woman.
- Todo el escenario fue construido en un supermercado abandonado.


Lo dicho amigos, The Undead fascinará a los amantes de Corman y dará más balas a los detractores, yo por mi parte me lo paso muy bien con este tipo de producciones y acostumbro a pasar por alto buena parte de sus errores. Debe ser un defecto congénito, que le vamos a hacer…
Un saludo

Ficha Técnica
Año: 1957 / Director: Roger Corman / Productor: Roger Corman / Guión: Charles B. Griffith, Mark Hanna / Música: Ronald Stein / Fotografía: William A. Sickner / Maquillaje: Curly Batson / País: USA / Duración: 71 m. / Formato: 35mm  / Proporción: 1.85: 1 / B/N
Ficha Artística
Pamela Duncan, Val Dufour, Richard Garlan, Allison Hayes, Mel Welles, Dorothy Neumann, Billy Barty, Bruno VeSota, Richard Devon, Maurice Manson, Aaron Saxon, Don Garrett, Dick Miller