Más Artículos

MIL GRITOS TIENE LA NOCHE / PIECES (1982)

Poster Mil gritos tiene la noche 1982
A caballo entre “yanquilandia” y España Juan Piquer Simón dirigió un contundente y sangriento slasher que con el paso del tiempo se ha convertido en todo un icono para los fans del gore más salvaje.
Producida por, entre otros, Edward L. Montoro, personaje que había estado implicado en films como La casa del terror / Don’t go in the House (1980) o Gomia, Terror en el mar Egeo / Antropophagus (1980), propone con Mil gritos tiene la noche / Pieces (1982) un rotundo ejemplo de explotación y adecuación al mercado americano de las coordenadas estilísticas marcadas anteriormente por los italianos y su famoso género denominado Giallo.
Mil gritos tiene la noche se nutre de la fama de películas como Viernes 13, Halloween o La matanza de Texas (tan de moda esos años) y lleva un paso más allá el festín de vísceras y desmembramientos, entroncando con un espíritu más cercano a los excesos de Lucio Fulci que a los rasgos más reconocibles de los slashers americanos; creando un híbrido (por encima de otras consideraciones, que ya trataremos posteriormente) con alma propia, que late con ritmo fuerte y que acaba siendo un producto muy entretenido y visualmente contundente.     

La historia es la siguiente. Prologo: un niño, sorprendido por su madre haciendo un puzzle con la foto de una mujer desnuda, es brutalmente regañado (con golpes incluidos), reaccionando salvajemente destroza con un hacha a su madre para, posteriormente, desmembrarla con una sierra, poco después, aparece la policía y el niño acusa a un hombre imaginario de la salvaje matanza.
Secuencia de Mil gritos tiene la noche 1982
Cuarenta años más tarde, en una universidad americana, una chica es asesinada a plena luz del día y su cabeza desaparece del lugar de los hechos. Al poco tiempo otra chica corre la misma suerte, en éste caso desaparece otra parte de su cuerpo (concretamente el torso). La policía, completamente desorientada, decide infiltrar en la universidad a una de sus miembros, haciéndose pasar por profesora de tenis. Los asesinatos continúan y lo único que parece estar claro es que el asesino pertenece a la universidad, por lo que lentamente van estrechando el cerco.
Partiendo de ésta banal y socorrida historia, tenemos delante de nuestros ojos un argumento (la paternidad del guión corre a cargo de Dick Randall, John W. Shadow y Piquer Simón, éste último sin acreditar) que hace aguas por todos los lados, aderezado con escenas tremendamente incoherentes (o simplemente irrisorias), con una dirección de actores prácticamente nula, con una lección de anacronismos digna de una indigestión y la sensación, siempre presente, de improvisación total. Defectos, no obstante, que pasan discretamente a segundo plano, pues lo que prima por encima de otras consideraciones es el ritmo, la brutalidad y crudeza de los asesinatos y la fiereza (sin maquillajes innecesarios) fílmica en busca del mayor impacto visual posible. Si amigos, Juan Piquer Simón y su equipo de colaboradores, proponen un incoherente viaje en el cual no importa el porqué sino el cómo, siendo en ésta apuesta donde el film verdaderamente gana la batalla, un espectáculo que busca en el exceso su razón de ser.
Secuencia de Mil gritos tiene la noche 1982
La película fue protagonizada por un amplio reparto internacional entre los que destacan nombres tan famosos (o interesantes) como Christopher George, Edmund Purdom (Los ojos siniestros del Dr. Orloff (1973), El medallón ensangrentado / Il medaglione insaguinato (1975) o No abrir hasta Navidad / Don’t open till Christmas (1984)), Frank Braña y Paul L. Smith y junto a ellos “nuestro” Jack Taylor que dan una justa réplica interpretativa. Todos  están correctos, a pesar de alguna sobreactuación innecesaria, y aguantan el tipo bastante bien.
Los efectos especiales corrieron a cargo de Basilio Cortijo en una más que meritoria labor. El trabajo de este maestro ha sido varias veces premiado, justamente, en diferentes certámenes y festivales.
Carátula de  Mil gritos tiene la noche 1982
También me gustaría remarcar la excelente banda sonora, especialmente una melodía de piano increíblemente enfermiza, angustiosa y melancólica, compuesta por Librado Pastor.
Para que quede claro y como punto final, Mil gritos tiene la noche no es una buena peli (no es ni siquiera correcta), pero tiene muy buenos momentos y es pieza clave dentro del género de terror en nuestro país. ¿Podía a ver sido mejor?, indudablemente. Pero qué diablos yo me lo sigo pasando bien viéndola, se trata de entrar en la propuesta presentada y no buscarle los tres pies al gato, si se consigue esta premisa estoy seguro de que la diversión está asegurada. Un film sin puntos medios, o lo amas o lo odias, sin más. 
Curiosidades:
- El aspecto del asesino recuerda al del famoso personaje “pulp” The Shadow (La Sombra).
- Existen varios montajes del film, el desaguisado más completo se produce en la edición donde se suprime el prólogo inicial y algunas escenas gore.
- El cuerpo de un cerdo muerto sirvió para dar credibilidad a la escena del desmembramiento de una tenista (serrada por la mitad, pues lo que interesa al asesino en ese momento son las piernas).
- La frase promocional: “…no hace falta ir a Texas para una matanza con motosierra…”
Bueno amigos/as, como siempre os dejo la ficha técnica y artística.
Un saludo!!           

Ficha Técnica
Año: 1982 / Director: Juan Piquer Simón / Productor: Stephen Minasian, Edward L. Montoro, Dick Randall  Guión: Dick Randall, John W. Shadow / Música: Librado Pastor / Fotografía: Juan Mariné / Maquillaje: Pedro Camacho / FX: Basilio Cortijo / País: USA, España / Duración: 90m. / Formato: 35 mm. / Proporción: 1.85: 1 / Color
Ficha Artística
Christopher George, Frank Braña, Paul L. Smith, Edmund Purdom, Lynda Day George, Ian Sera, Jack Taylor, Isabel Luque, Gérard Tichy, Hilda Fuchs, May Heatherly, Roxana Nieto, Cristina Cottrelli, Leticia Marfil, Silvia Gambino, Carmen Aguado, Emilio Linder, Víctor Iregua, Mario de Barros  


EL TERROR TIENE FORMA Designed by Templateism.com Copyright © 2014

TEXTOS POR J.MARTÍ. Imágenes del tema: hdoddema. Con la tecnología de Blogger.