Últimos Artículos

Tu Web del Cine de Terror

Tu Web del Cine de Terror

07 enero 2011

Jesus Marti

Jean Ray, terror y realismo


un gran escritor no demasiado conocido
“…Cinco golpes más resuenan cerca de nosotros, en medio de nosotros. ¿Hemos aullado nuestro horror? ¿Nos dejará el cielo el consuelo infinito de poder creer más tarde en un error de nuestros sentidos? Los cinco golpes resonaban…sobre el cráneo del hombre. Y luego, ante nuestras miradas despavoridas, cinco llagas, cinco agujeros se abrieron en la cabeza calva, y manó la sangre, negra bajo la lámpara…”
Este fragmento pertenece a un relato corto titulado La presencia horripilante y su autor es Jean Raymond Marie de Kremer más conocido como Jean Ray.
Con una biografía y una autobiografía paralela que ha provocado más de un malentendido y bastante confusión entre los aficionados (las carcajadas del propio autor aún resuenan ante semejante broma), lo único que se puede asegurar sin temor a equivocarse es que Jean Ray tenía un talento inusual para combinar dosis de apabullante realismo (ambientes sórdidos y personajes muy cercanos) con trazos de la mejor (y delirante) imaginación terrorífica, el legado e influencia de éste escritor es incuestionable. Para mí, y supongo que para mucha gente más, su descubrimiento  supuso una gran sorpresa además de una referencia ineludible  desde ese momento.

Nacido bajo el signo de Cáncer un 8 de julio de 1887 en  Gante (capital de Flandes Oriental, Bélgica), sus padres (funcionario de puerto él, directora de una escuela para mujeres ella) pronto vieron que su hijo no seguiría el ejemplo de sus plácidas influencias. Abandonando a la mitad sus estudios universitarios, pronto encontró trabajo  en la administración pública (ocupación que mantuvo entre los años 1910 y 1919). En el año 1920 se integra en el equipo editorial de un periódico. En el año 1925 se publica su primer libro Los cuentos del Whisky, poco después es acusado de malversación de fondos públicos y es condenado a seis años de prisión, de los cuales sólo cumple dos, durante ese tiempo escribe dos de sus obras más recordadas: The shadowy street y The mainz psalter. Es liberado en el año 1929, poco después estalla la Segunda Guerra Mundial, a pesar de ésta situación Jean sigue publicando novelas y relatos siendo en estos años cuando corrige, reescribe o escribe directamente, buena parte de las aventuras de Harry Dickson (una especie de Sherlock Holmes americano). El encargo original ofrecido a Ray era la traducción del holandés al francés de una serie de novelas protagonizadas por el detective, el escritor se cansa pronto de éste trabajo (considera que la calidad de las obras es mediocre) y decide, en común acuerdo con el editor, escribir sus propias historias a partir de las ilustraciones de la cubierta, a partir de ese momento, la producción es ingente llegando a la increíble cifra de 178 novelas acreditadas a Jean. Esta ocupación le reportaría, con el tiempo, un reconocimiento a nivel masivo muy importante. Paralelamente a ésta serie Ray encontraría tiempo para proyectos más personales, entre los que destacan Le grand nocturne (1942), La cité de l’indicible peur, Malpertuis (la única novela larga del autor), Les cercles de L’éupovante (todas ellas del año 1943), Les derniers contes de Canterbury (1944) y Le livre des Fantômes (1945).
Después de la guerra, bajo el pseudónimo de John Flanders, escribe obras dedicadas a la juventud. Su carrera está en tiempo muerto y pocos son los que recuerdan su genio y maestría, pero ésta situación pronto cambiaría. Dos seguidores del escritor consiguen que se vuelva a editar Malpertuis, corre el año 1956 y Jean Ray vuelve de la oscuridad para recoger lo sembrado durante tanto tiempo.
Pocos años después, concretamente el 17 de septiembre de 1964, Ray desaparece de la faz de la tierra. El legado a título póstumo es fascinante, sus obras llenas de un terror y una imaginación desbordante son un catálogo de vida, experiencia y realidad, convirtiéndose, por lo menos para mí, en una fuente inagotable de deliciosos escalofríos.

una buena adaptación de la novela de Jean RayRespecto al mundo del cine, tres son las adaptaciones realizadas hasta la fecha. La primera de ellas data del año 1964, el film se titulaba La grande frousse aka La cité de l’indicible peur y fue dirigida por Jean-Pierre Mocky. La segunda de ellas (en éste caso fue un cortometraje de 30 minutos) fue rodada en el año 1966 por Jean Delire con el título L’homme qui osa. La tercera es la más famosa, se trata de la adaptación de la novela Malpertuis, dirigida por Harry Kümel en el año 1971, entre sus intérpretes encontramos al gran Orson Welles, Susan Hampshire y Michel Bouquet. Para mucha gente éste film es una obra maestra absoluta, yo no soy tan categórico, pero sí que puedo decir que es una grandísima película, con un halo irreal bellamente plasmado en celuloide. La historia parte de la sencilla premisa de una casa encantada para, poco a poco, ir metiendo al espectador en una atmósfera de horror gótico, drama y amor donde los elementos mitológicos (gorgonas, el olimpo, las tres furias) toman una importancia tremenda. Lo dicho una gran adaptación y una muestra de cine de terror que es difícil de ver hoy en día.    

Poco más, os dejo con un par de vídeos, el primero una entrevista con el autor y el segundo el tráiler de la película Malpertuis.
Un saludo.



Subscribe to this Blog via Email :
Siguiente>
« Prev Post
Previous
Next Post »