Últimos Artículos

Tu Web del Cine de Terror

Tu Web del Cine de Terror

14 febrero 2011

Jesus Marti

EL LADRÓN DE CADÁVERES / THE BODY SNATCHER (1945)

The Body Snatcher, 1945
Hoy voy a comentar otra de esas películas semidesconocidas para el público mayoritario, pero que sin embargo ofrecen auténticos momentos de deleite cinematográfico cuando se descubren.
Basada en una novela de Robert Louis Stevenson (1850 / 1894), autor de maravillas como La isla del tesoro o El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, en la cual se nos narran las andanzas de un joven  estudiante de medicina que ayuda en sus investigaciones a un famoso profesor que, necesitado de cadáveres mínimamente frescos para sus prácticas de disección, recurre a los servicios de unos ladrones de cadáveres para que le solucionen el problema. Surgida de la imaginación del escritor, pero basada en acontecimientos reales, la novela es un espeluznante viaje a la parte oscura de la ciencia y campo abonado (por la temática) para adaptaciones en celuloide.
El ladrón de cadáveres fue una de las últimas maravillas producida por Val Lewton  para la RKO. Este productor, responsable de joyas como La mujer pantera / The cat people (1942) o Yo anduve con un Zombie / I walked wiht a Zombie (1943), contó para esta producción con un presupuesto mínimo pero con un elenco de actores y técnicos de primer orden. Robert Wise a la dirección, Robert de Grasse a la fotografía y Boris Karloff, Henry Daniell y Bela Lugosi (participación como actor secundario) en sus principales papeles, dieron forma a la mejor adaptación, hasta día de hoy, del famoso relato.

La película es el paradigma de la forma de trabajar de Lewton, partiendo de presupuestos exiguos, se nos presenta de forma muy imaginativa, unos hechos donde la atmósfera es su principal (que no único) recurso, logrando una sensación continuada de inquietud y tensión que hace que la película se mantenga totalmente vigente hoy en día. Dos secuencias, en concreto, reafirman lo dicho anteriormente: la primera aparición de Boris Karloff ejerciendo su trabajo nocturno, su sombra recortada (pala al hombro) contra el muro del cementerio es escalofriante; el asesinato de la joven cantante callejera, secuencia en la que vemos como un carruaje se adentra por un callejón mientras de fondo (en off) se escucha la canción de la muchacha, la oscuridad de la noche engulle al carruaje y de repente se deja de escuchar la cancioncilla, sugiriendo el asesinato de una forma elegante e imborrable para el espectador.
Dualidad de Karloff en esta interpretación.
The Body Snatcher, 1945. Un Karloff absolutamente genial.
En el aspecto interpretativo Boris Karloff come a parte, su recreación de John Gray alcanza cotas magistrales, su sola presencia llena la pantalla y el repertorio de registros es abrumador; miradas aviesas, presencia amenazante, cinismo, socarronería, diálogos brillantes, elementos todos ellos que componen un personaje que es la encarnación, total y absoluta, del mal en estado puro. Como antagonista tenemos al gran Henry Daniell que da vida al prestigioso doctor Wolfe MacFarlane, el actor esgrime una dualidad maravillosa en su personaje, dividido entre el pasado y el estatus social que tiene que preservar, no duda en ocultar los crímenes que Gray comete, escudándose en dudosas necesidades “científicas”, corrompe cualquier atisbo de pureza que exista a su alrededor, una lucha de poder entre lo material y lo espiritual que encierra en sí misma un peligro para el alma del hombre que deja atrás sus prejuicios y su humanidad. Por último tenemos a Bela Lugosi, su presencia casi testimonial, es de todas maneras gratificante,  siendo su enfrentamiento e intento de chantaje a Gray, otra más de las escenas míticas entres los dos grandes monstruos del terror de esa época. Esta fue la última vez que coincidieron en pantalla los dos actores. 
El ladrón de cadáveres tiene una personalidad muy acusada que la desmarca de muchas películas realizadas en la época, los personajes principales son turbios, esconden secretos, luchan por preservar sus respectivos estatus y hasta el joven estudiante de medicina no duda, a pesar de que la intención es buena, en utilizar recursos ilegales, que derivan en un crimen, enredándolo en una telaraña de odio, sospechas y miedo.   
Todo lo anteriormente expuesto da una idea de qué clase de película estoy hablando, solo puedo decir que existen obras que van más allá del cine de género, que por un motivo u otro traspasan las habituales fronteras y se adentran en territorios ajenos y que son estas obras las que, curiosamente, han alimentado y alimentan la mitología del cine de terror. El ladrón de cadáveres es sin lugar a dudas una de ellas.
El film tiene un final antológico, no voy a revelarlo aunque supongo que muchos ya lo conoceréis, pero no voy a resistirme a incluir la frase que cierra la película y que es un buen colofón de toda la historia.                
 “A fuerza de errores el hombre se esfuerza y adelanta. A fuerza de tragedias aprende. Todos los caminos del aprendizaje nacen en la oscuridad y salen hacia la luz” Hipócrates de Cos
Un saludo a todos/as.



Ficha Técnica
Año: 1945 / Director: Robert Wise / Productor: Val Lewton / Guión: Val Lewton, Jack J. Gross / Música: Roy Webb / Fotografía: Robert de Grasse / Maquillaje: C. Bakaleinikoff / País: USA / Duración: 77m. / Formato: 35mm  / Proporción: 1.37: 1 / B/N
Ficha Artística
Boris Karloff, Bela Lugosi, Henry Daniell, Edith Atwater, Rusell Wade, Rita Corday, Sharyn Moffett, Donna Lee. Sin acreditar: Ted Billings, Bobby Burns, Robert Clarke, Aina Constant, Mary Gordon, Milton Kibbee, Ethan Laidlaw, Jim Moran, Jack Welch, Larry Wheat, Bill Williams 



Subscribe to this Blog via Email :
Siguiente>
« Prev Post
Previous
Next Post »