Últimos Artículos

Tu Web del Cine de Terror

Tu Web del Cine de Terror

11 septiembre 2017

Jesus Marti

La fosa común / The graveyard shift (1990)

La Fosa Común (The Graveyard Shift, 1990) / Carátula DVD
“…algo le había sucedido a las ratas que tenían atrás, una mutación repulsiva que jamás podría haber sobrevivido a la luz del sol. La naturaleza no lo habría permitido. Pero ahí abajo, la naturaleza había asumido otro rostro más macabro…”
Este fragmento corresponde a un cuento corto publicado en el año 1971 titulado El último turno (Night shift) que posteriormente fue incluido en la antología “El umbral de la noche”, el responsable es uno de los escritores más conocidos de la literatura fantástica actual, o sea, Stephen King. Los trabajos de King, han sido, desde los lejanos tiempos de Carrie, pasto e inspiración para la industria cinematográfica que, con desiguales resultados, ha llenado la gran pantalla (y la pequeña también) con cualquier escrito que llevara el nombre del escritor.
La película que hoy nos ocupa es una obra menor dentro de las adaptaciones realizadas, pero menor no quiere decir carente de interés o mala sin más, La fosa común es un típico producto de los años ochenta y noventa, que rebosa encanto y amor por el género y que, aunque, tiene diversos errores, no por eso deja de ser muy entretenida y bastante terrorífica.
Una breve introducción a la historia presentada nos servirá para entrar en materia
una vieja fábrica textil, al borde de la ruina y el desmoronamiento total y cercana a un antiguo cementerio, aloja en su sótano una inmensa colonia de gigantescas ratas, estando algunas de ellas, váyase a saber como, cruzadas genéticamente con otros inquilinos del lugar: los murciélagos. El capataz del negocio decide hacer una limpieza del lugar aprovechando un fin de semana largo, con ésta idea en mente recluta, con la promesa de una buena paga extra, a varios trabajadores de la fábrica. Al iniciar los trabajos se encuentra con una horrible sorpresa.
Brad Douriff en una secuencia de La Fosa Común
El film fue dirigido por Ralph S. Singleton (su único trabajo como director para la pantalla grande),  el guión estuvo a cargo de John Esposito, que tuvo que hacer encaje de bolillos para alargar el cuento original a la duración estándar de una película. En los papeles principales tenemos a David Andrews, Andrew Divoff, Kelly Wolf, Brad Douriff y Stephen Match.
No voy a extenderme mucho en la película, bajo las coordenadas de un presupuesto exiguo, un guión alargado en exceso y unas buenas actuaciones de sus intérpretes principales, en especial Brad Douriff (impagable como desratizador con pasado traumático en Vietnam) y Stephen Match (muy bueno en su papel de cabrón redomado), la película logra dos bazas importantes a su favor; la primera es la adecuada tensión que produce una ambientación, lóbrega, sucia e inquietante que consigue que el espectador “crea” la historia explicada; la segunda, cómo no, son las ratas que pueblan todo el metraje y, por supuesto el híbrido rata-murciélago gigante con una presencia constante, pero nunca podemos verlo de cuerpo entero, un recurso muy usado (por ejemplo en la película Razorback) pero que resulta bastante útil y efectivo en películas con presupuesto ajustado. Otro de los puntos destacables es que no sólo se narra la lucha de los humanos contra las bestias, sino que profundiza (tan poco mucho, no os creáis) en las relaciones que se establecen entre ellos, con el resultado final de que los protagonistas no saben realmente en quién confiar, por lo que la tensión se reparte y amplía considerablemente, sobre todo en la parte final del film.
Una sangrienta escena de La Fosa Común
El film también tiene algunos momentos gore bastante impactantes y explícitos bien resueltos por el equipo de efectos.     
Por lo demás, la película se erige en un buen espectáculo que, en contra de la opinión de King que llegó a manifestar que era “un desastre inclasificable”, funciona muy bien y que aunque cae en los tópicos habituales del género fantástico no chirría demasiado, por lo que el balance total, por lo menos para mí, es positivo. Película sin pretensiones pero efectiva, que está por encima de algunos verdaderos bodrios surgidos de los productores sin escrúpulos empeñados en explotar el filón King.
Como curiosidad final comentaré que el molino que aparece en la película fue bautizado como Bachman Hill siendo un homenaje al pseudónimo utilizado muchas veces por el propio escritor.
Bueno por hoy se acabó. Un saludo a todos/as.    



Ficha Técnica
Año: 1990 / Director: Ralph S. Singleton / Productor: William J. Dunn, Ralph S. Singleton / Guión: John Esposito / Música: Brian Banks, Anthony Marinelli / Fotografía: Peter Stein / Maquillaje: Karen Blynder / FX: Jim Kundig, Peter Chesney, Sandra Stewart / E. Visuales: Syd Dutton, Bill Taylor / País: USA / Duración: 89m. / Formato: 35mm  / Proporción: 1.85: 1 / Presupuesto: 10.500.000 $ / Color
Ficha Artística
David Andrews, Kelly Wolf, Stephen Macht, Andrew Divoff, Vic Polizos, Brad Douriff, Robert Alan Bouth, Ilona Margolis, Jimmy Woodard, Jonathan Emerson, Minor Rootes, Kelly L. Goodman, Susan Lowden, Joe Perham, Dana Packard, Skip Wheeler, Richard France, Anne Rooney, Raissa Danilova, Emmet Kane      


Subscribe to this Blog via Email :
Siguiente>
« Prev Post
Previous
Next Post »

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS!!