Últimos Artículos

18 mayo 2011

Jesus Marti

After Life (2010)

A medio camino entre thriller psicológico y película de fantasmas al uso, ésta producción del año 2010 dirigida por Agnieszka Wojtowicz-Vosloo (ópera prima), deja en el espectador una sensación de inexplicable desconcierto y total confusión. Por mi parte no acabo de entender cómo una historia, alargada y estirada hasta la saciedad, ha contado con un presupuesto más que generoso (4.500.000 $), tiene como protagonistas a dos interpretes conocidos (Liam Neeson y Christina Ricci) y, contando, con un resultado visual apañado y esmerado técnicamente, no sobresale, no obstante de la medianía más absoluta y, en ocasiones, del aburrimiento más letárgico.
La historia presentada en After life es la siguiente: Anna Taylor (Christina Ricci) y su novio Paul Coleman (Justin Long) están atravesando una crisis en su relación. Después de una pelea en un restaurante  a causa de un malentendido, Anna tiene un accidente de coche. Horas después la chica se despierta en una funeraria, el responsable de la misma, Eliot Deacon (Liam Neeson), le dice que es una especie de medium, que su labor es facilitar el tránsito hacia una nueva realidad y que ella, efectivamente, está muerta, por lo que tiene que irse acostumbrando a su nueva situación. A partir de ese momento, una serie de extraños acontecimientos conducirán a Anna a una demencial existencia.
Con la mente puesta en diferentes producciones anteriores que tocan estos mismos temas, en el horizonte se vislumbra claramente la notoria influencia de El sexto sentido (The sixth sense, 1999), la propuesta de After Life no va más allá de lo que el espectador quiera involucrarse o identificarse en la historia. Tramposa a rabiar y jugando continuamente con el “soy pero no soy”, el film, en un principio, va de película de rollo sobrenatural pseudo filosófico, para posteriormente ir destilando, aquí y allá, pequeñas gotas de un thriller más terrenal, permitiendo al espectador escoger la opción que más le agrade o satisfaga en función de la capacidad de imaginación o tolerancia hacia los continuos quiebros y requiebros de su trama argumental.
La dirección es un poco lenta, dispersa en muchos momentos, a la par que muy clásica técnicamente hablando. El film es elegante visualmente, bien realizado y estéticamente correcto, pero yo echo de menos algo de alma y claridad de ideas en la concepción final del invento; no sé si debido al guión, a la falta de una idea clara y concisa de lo que se quiere explicar o a un afán de contentar a diferentes segmentos de público, para asegurar un presumible éxito de taquilla, la verdad es que el film se queda en medio de la nada más absoluta, una deriva sin rumbo que no lleva a ningún lado y que provocará tanto rechazo como aprobación en los aficionados al fantástico.
A destacar la labor de Liam Neeson, él solo aguanta buena parte del metraje y su recreación del dueño de la funeraria es a, partes iguales, sólida e inquietante, salvando muchas de las forzadas situaciones impuestas por el guión, un pedazo de actor que parece un poco despistado en los últimos años. Por su parte Christina Ricci poco puede hacer con su papel, la misma cara y el mismo registro adornan toda su actuación. Para los interesados comentaré que en buena parte de la película la señorita está en bolas o medio en bolas, situación que, supongo, hará las delicias de los fans de la actriz.
La banda sonora está compuesta por Paul Haslinger (miembro de una de las formaciones de Tangerine Dream), siendo atmosférica, con una adecuación correcta a la trama y perfecta en sus momentos más intensos. Un trabajo en las coordenadas habituales de éste caballero que ya había trabajado en producciones de corte fantástico como Los viajeros de la noche (Near dark, 1987), Underworld (2003) o Turistas (2006).          
No voy a extenderme más, After Life es una película con buenas intenciones que no consigue dar lo que promete y lo que es peor, si se está atento, las posibles sorpresas no lo son tanto, por lo que la esencia vital del producto queda bastante desvirtuada.
Recomendada para fans de mister Shyamalan y para degustadores del rollo sobrenatural más descafeinado e inocente. Estoy seguro que la película será amada y odiada a partes iguales y tanto los detractores como los defensores tendrán balas más que suficientes para defender sus argumentos, por mi parte un film más, que seguramente no volveré a ver nunca aunque, si tengo que ser completamente sincero, últimamente he visto cosas bastante más insustanciales.
Un saludo amigos/as.



Ficha Técnica
Año: 2010 / Director: Agnieszka Wojtowicz-Vosloo / Productor: Brad M. Gilbert, Bill Perkins, Celine Rattray / Guión: Agnieszka Wojtowicz-Vosloo, Paul Vosloo, Jakub Korolczuk / Fotografía: Anastas N. Michos / Música: Paul Haslinger / Dirección Artística: Anu Schwartz / Maquillaje: Vincent Schicchi, Nicki Ledermann, Andrea Miller, Robin Day, Angel De Angelis / FX: Andrew Mortelliti, Steve Tozzi / País: USA / Duración: 104m. / Formato: 35mm  / Proporción: 2.35: 1 / Color /
Ficha Artística
Liam Neeson, Christina Ricci, Justin Long, Chandler Canterbury, Luz Alexandra Ramos, Josh Charles, Celia Weston, Rosemary Murphy, Malachy McCourt, Shuler Hensley, Alice Drummond, Doan Ly, Sam Kressner, Jack Rovello, Prudence Wright Holmes, Barbara Singer, Erin Ward, Mark Heskin, Celene Keller, Laurie Cole, Mark Gerrard, Jody Ebert  
Edición en DVD (Importación)
Audio: Inglés / Subtítulos: Castellano, Inglés / Pantalla: Widescreen / Calificación: Rated / Extras: Si / Distribuidora: Starz, Anchor Bay / Precio: 13,59 $ / Valoración de la edición: 6 / Extras: Audiocomentario de Agnieszka Wojtowicz-Vosloo, Documental: Delving into the After life: The art of making a thriller, Trailer   

Anterior>
« Prev Post
Siguiente Artículo
Next Post »