Últimos Artículos

30 diciembre 2017

Jesus Marti

El necrófago / The Ghoul (1975)

El necrófago / The Ghoul (1975) una excelente película dirigida por Freddie Francis
Años 20, una pandilla de jóvenes aristócratas deciden, después de una fiesta, hacer una carrera automovilística. En medio de la carrera uno de los coches se desvía de la carretera principal y se le termina la gasolina, acabando en medio de un páramo rodeado de ciénagas. En busca de ayuda, acaban en una extraña y aislada mansión donde se esconde un terrible secreto.

The Ghoul es una película de terror a la vieja usanza con muchas virtudes.

A mediados de los setenta el cine de terror y fantástico estaba en plena evolución, el público demandaba nuevas propuestas; los monstruos clásicos, las ambientaciones góticas y las historias, entrañables, de mansiones con espeluznantes secretos eran sustituidas por un terror más directo, salvaje y menos acomodado. El género estaba en manos de las nuevas hornadas de directores americanos y la vieja Europa se defendía con uñas y dientes, inmersos, en el mejor de los casos, en una adecuación de sus constantes vitales al gusto del nuevo público.
En medio de estos cambios, Kevin Francis (hijo del gran Freddie Francis) decide montar una productora que preservará los estilos y ambientaciones que habían dado la fama a empresas como Hammer o Amicus. Tyburn Film Productions, así se llamaba la nueva productora, se embarcó en tres proyectos, de los cuales el que hoy nos ocupa fue el último, desapareciendo con la misma rapidez que había aparecido, pues a pesar de que el intento era loable y digno de elogio, también es cierto que el objetivo marcado, era, como mínimo, difícilmente realizable y con poca viabilidad comercial.
Peter Cushing en una escena de The Ghoul
The ghoul es un film clásico en todos los sentidos; la ambientación, la historia, las interpretaciones, la atmósfera, todo absolutamente todo recuerda a producciones anteriores. Si añadimos que la estrella del film es Peter Cushing, su director es Freddie Francis, su guionista es Anthony Hinds y buena parte del equipo técnico procede de la factoría Hammer, es indudable que el resultado tenía que estar, por fuerza, en las coordenadas estilísticas habituales del cine de género británico. No obstante la película tiene sus propias virtudes y, a pesar de no ser perfecta, sí que ofrece al aficionado buenos momentos de tensión y una digna atmósfera, que consiguen que su visionado sea una placentera experiencia.
Vamos por partes, Freddie Francis nos ofrece un plato muy de su gusto, más preocupado en crear atmósferas y tensión que en ofrecer momentos de terror explícito, el veterano director recrea, gracias a una fotografía y a unos colores extraordinarios, una hermosa ambientación, donde el páramo y su constante niebla, rivalizan con la mansión (plagada de objetos de culto hindúes) en crear una sensación ominosa y terrorífica, donde todo tiene una parte oculta y el suspense es parte intrínseca de la acción. Francis consigue un trabajo sobrio y efectivo, que a pesar de ser recurrente y reconocible, no deja por ello de ser de primera calidad. Es conveniente no olvidar que los presupuestos de estas producciones solían ser mínimos, por lo que conseguir con muy pocos elementos dignificar el resultado, sólo está al alcance de verdaderos artesanos, y Freddie Francis es uno de ellos sin duda.
John Hurt en una escena de The Ghoul
Dejando a parte las labores de ambientación y fotografía, la película corre paralela a la actuación de Peter Cushing, el actor ofrece otro recital de interpretación, quizá uno de los mejores de su carrera. Su personaje, un pastor anglicano que ha perdido la fe en dios debido a su estancia en la India, que ha sido testigo de la destrucción de su familia a causa de las prácticas y el poder de una religión pagana, y que, finalmente, ha buscado refugio en esa aislada mansión, convirtiéndose en cómplice de los asesinatos rituales que en ella se producen, a causa de una promesa realizada a su mujer en el lecho de muerte, es extremadamente poderoso. Su personaje está lleno de ángulos y aristas, recovecos y contradicciones, de remordimientos y fatalidad, Cushing explora y exterioriza todos esos elementos de manera soberbia, transmitiendo sentimientos que trascienden los limites de la interpretación, consiguiendo un retrato certero y creíble de un ser humano atormentando por su pasado y su presente, por lo que era y representaba y en lo que ahora se ha convertido; en definitiva The ghoul se sustenta en Cushing y gracias a él se perdonan los descensos de ritmo y alguna que otra secuencia, inusualmente, desacertada. Por cierto, en el Festival de Sitges del año 1976, Cushing fue premiado con el Clavel Medalla de Plata por su trabajo en este film.
Acompañando al gran actor nos encontramos con rostros conocidos por todos los seguidores del cine británico; la belleza y presencia de Veronica Carlson es de agradecer, Ian McCulloch realiza una interpretación corta pero consistente, Gween Watford en su papel de Ayah ofrece una interpretación creíble y terrorífica y por último un jovencito John Hurt, se encarga de ofrecernos otro de esos papeles turbios y desequilibrados que tan bien se le dan.
Poco más, creo que The ghoul es una película que no debe escaparse a ningún aficionado al cine de terror clásico; a pesar de sus errores (sobre todo de ritmo) se nos ofrece una buena historia y una soberbia actuación de Cushing, muchas películas quisieran ofrecer semejantes credenciales.
Hasta mañana amigos/as.
Saludos!!!
        
Ficha Técnica
Año: 1975 / Director: Freddie Francis / Productor: Kevin Francis / Guión: Anthony Hinds / Fotografía: John Wilcox / Música: Harry Robertson / Dirección Artística: Jack Shampan / Maquillaje: Roy Ashton, Joan Carpenter, Jimmy Evans / Efectos Visuales: Charles Staffell / País: UK / Duración: 88m. / Formato: 35mm  / Proporción: 1.85: 1 / Color
Ficha Artística
Peter Cushing, Alexandra Bastedo, John Hurt, Veronica Carlson, Ian McCulloch, Gwen Watford, Don Henderson, Stewart Bevan, John D. Collins, Dan Meaden.

Anterior>
« Prev Post
Siguiente Artículo
Next Post »