Últimos Artículos

Tu Web del Cine de Terror

Tu Web del Cine de Terror

29 agosto 2012

Jesus Marti

Incubus (1966)


Portada DVD de Incubus (1966)
Es indudable que la película que hoy ocupa el post de El Terror Tiene Forma es maldita entre las malditas y una perfecta desconocida para la gran mayoría de aficionados. Incubus (1966) de Leslie Stevens es una película extraña y fascinante, poética por momentos, que bebe de influencias tan notables como el expresionismo o las películas de Ingmar Bergman (principalmente de El Séptimo Sello, 1957) ofreciéndonos una obra contundente y eminentemente visual, donde la atmósfera y la historia narrada son el eje principal del metraje. Incubus es una película peculiar, tanto por estar rodada íntegramente en esperanto (creo que solo existen cuatro películas en toda la historia del cine rodadas en este lenguaje), como por ser poseedora de una leyenda que la ha rodeado desde el mismo día de su estreno.
Para entrar en materia vamos a por el argumento: Nomen Tull es un pueblecito famoso por tener en sus cercanías un pozo que según la creencia popular contiene aguas curativas y que también embellecen la apariencia física. La gran afluencia de visitantes ha logrado que los 'súcubos', entidades demoníacas con forma de mujer que usan la tentación (en forma de placer sexual) para conseguir sus fines, ronden por el lugar con el objeto de atraer las almas de los visitantes hacia el 'Dios de la Oscuridad'. Kia (Allyson Ames), un súcubo, hastiada de su labor de proveedora de almas impuras, decide hacerse con un alma pura para corromperla totalmente y convertirse en un demonio mayor. Su víctima será Marc (William Shatner), un joven soldado herido que junto a su hermana visita el pozo con la pretensión de curarse de sus achaques. El plan del súcubo no funciona pues acaba enamorándose del joven soldado; viendo la situación la hermana de Kia decide invocar a Incubus (Milos Milos), el señor del reino de la oscuridad, para remediar la situación.
una película plagada de extraños personajes
Filmada en la costa central de California en dos escasas semanas y con un presupuesto más que exiguo, Incubus es una obra imperfecta dentro de unos parámetros íntimos, perfectamente ambiguos, donde se juega (o donde el director quiere jugar) con las dobles lecturas que hacen referencia a la cristiandad y el paganismo, como extremos que se tocan en el filo siempre cortante de la fantasía onírica; no hay en el film una postura clara en ninguno de estos aspectos, sin embargo la apuesta es concisa en conceptos cinematográficos: una propuesta visual y atmosférica amenazante que combina grados superlativos de intensidad y maestría con algunos fallos de ritmo que lastran un poco el desarrollo global del film. A parte de estas consideraciones la historia presentada no es más que un esbozo de la eterna lucha entre el bien y el mal, convenientemente sazonada, eso sí, con un espectacular blanco y negro, fruto del trabajo en la fotografía de dos maestros absolutos en estas lides: Conrad L. Hall y William A. Fraker; por otra parte la utilización del lenguaje inventado por L.L. Zamenhof a principios de la década de 1880 no es nada gratuita, el director pretendía, o por lo menos eso se desprende del visionado, acentuar el aire extraño e irreal del film, y doy fe de que lo consigue, pues entre las alucinantes imágenes y los no menos delirantes textos recitados en esperanto (con una entonación fatal según los expertos en esta lengua) la experiencia es sumamente alucinógena.
El Incubu desatado
Antes he mencionado la supuesta maldición que rodea al film, la verdad es que no es para menos, la película estuvo perdida durante muchos años ya que la cinta original se quemó en un laboratorio y el resto de copias estaban perdidas o seriamente dañadas, hasta el año 1996 no se encontró una copia que fue debidamente restaurada y remasterizada para su edición en DVD (la misma edición que puede encontrarse actualmente). Pero no acaban aquí los sucesos extraños acaecidos alrededor de esta producción: la actriz Ann Atmar se suicidio poco después de finalizar el rodaje; el actor Milos Milos disparó y mató a Carolyn Mitchell Rooney (esposa de Mickey Rooney) para después suicidarse, solo tenía 24 años; para acabar de rematar la funesta leyenda otra de las actrices del film (Eloise Hardt) tuvo una gran tragedia familiar: su hija de diecisiete años fue raptada y posteriormente asesinada, el suceso nunca fue aclarado. Sean coincidencias o no, la verdad es que da bastante mal rollo... ¿verdad?      
Sea como sea Incubus es una propuesta modesta en su presupuesto pero ambiciosa en su planteamiento y estoy completamente convencido de que puede ser una grata sorpresa para muchos aficionados.
Saludos amigos/as de El Terror Tiene Forma.      
Ficha Técnica
Año: 1966 / Director: Leslie Stevens / Productor: Elaine Michea, Anthony M. Taylor / Guión: Leslie Stevens / Fotografía: Conrad L. Hall, William A. Fraker / Música: Dominic Frontiere / Departamento de Arte: Ted Mossman / Maquillaje: Fred B. Phillips / País: USA / Duración: 78m. / Formato: ¿? / Proporción: 1.85: 1 / B/N / Esperanto
Ficha Artística
William Shatner, Allyson Ames, Eloise Hardt, Robert Fortier, Ann Atmar, Milos Milos. Sin acreditar: Jay Ashworth, Forrest T. Butler, Paolo Cossa, Ted Mossman

Subscribe to this Blog via Email :
Siguiente>
« Prev Post
Previous
Next Post »

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS!!