Últimos Artículos

Tu Web del Cine de Terror

Tu Web del Cine de Terror

06 marzo 2013

Jesus Marti

The ABCs of Death (2012)

una gran selección de cortos
De toda la nueva hornada de películas de segmentos y episodios, la propuesta por la gente de Drafthouse, era la más ambiciosa y quizás la más esperada. La reunión de 25 de los directores más populares entre determinados sectores de la crítica norteamericana de internet, algunos de ellos de dudoso talento pero todos ellos con cierto renombre entre el público de los festivales especializados, más un debutante  ganador de un concurso por votación popular, hacía de la película la más interesante de esta nueva serie de antologías. Que los episodios no durasen más de 5 minutos era un punto a favor ya que el público no tendría la oportunidad de aburrirse y difícil era que nadie encontrase algunos episodios destacados entre tanta variedad. Pero también implicaba un riesgo, que la calidad fuese muy dispar y el resultado global fuese más negativo que positivo. No es demasiado sorprendente que este haya sido el resultado final. Era prácticamente inevitable. Aun así, en mi opinión creo que el 30 % de la película es más que salvable y a pesar de que no podría recomendarla encarecidamente ya que esta valoración surge de gustos subjetivos (caso de los episodios de Nishimura, Gens o Schnnep, por ejemplo) más que por sus valores cinematográficos (como sería el caso de Spasojevic, Eisener o Sarmiento); The ABCs of death me parece la mejor de todas las antologías de estos seis últimos años.
“Apocalypse” (Nacho Vigalondo): En la línea de los trabajos previos del director pero sin un twist final de altura; un buen planteamiento malogrado por un giro forzado y hasta previsible.
“Bigfoot” (Adrian García Bogliano): Decepcionante propuesta perjudicada por su tópica historia y plana dirección.
“Cycle” (Ernesto Díaz Espinosa): Hace muchos años podría haber sido original pero cae en lugares comunes transitados por el cine fantástico varias veces en los últimos tiempos. Demasiado preocupado en sorprender con su final pero no por la narración en general.
“Dogfight” (Marcel Sarmiento): La mejor propuesta de la primera tanda. Historia de venganza,  amistad y denuncia camuflada bajo un envoltorio deudor de Guy Ritchie.
“Exterminate” (Angela Bettis): Adaptación de un cuento corto que es a su vez la dramatización de una popular leyenda urbana. Mala dirección y peor actuación.
“Fart”  (Noburo Iguchi): Escatología en la línea de otros trabajos del director. Puede divertir a sus seguidores, aburrirá al resto.
“Gravity” (Andrew Traucki): Extraño segmento que parte de una narración original pero pierde fuelle debido a su, precisamente, curiosa puesta en escena que distrae de lo que se quiere contar.
“Hydro Electric Diffusion” (Thomas Malling): Homenaje a la obra de Tex Avery carente de la profundidad y, sobre todo, mala leche del maestro de la animación.
“Ingrown” (Jorge Michel Grau): Pretencioso corto que mezcla el cine de denuncia con el terror.
“Jidai geki” (Yûdai Yamaguchi): Otra muestra de tonterías japonesas. Para incondicionales.
“Klutz” (Anders Morgenthaler): Más escatología, es este caso animada. Quiere epatar pero solo logra aburrir. 
The ABCs of Death
“Libido” (Timo Tjahjanto): Provocación innecesaria. Inmoral corto de muy discutible gusto que logra lo que pretende, causar repulsión. Gustará o suscitará rechazo por las mismas razones.
“Miscarriage” (Ti West): Tiene el dudoso honor de ser lo peor de la antología. Una tomadura de pelo, carente de cualquier contenido y talento cinematográfico. No desencaja en la obra de su director.
“Nuptials” (Banjong Pisanthanakum): Otro chiste oriental. Podría ser gracioso si no fuese porque nos lo han contado mil veces.
“Orgasm” (Bruno Forzani, Héléne Cattet): Espectacular dirección y montaje para un guión bastante hueco. Revela el peligro que contiene el estilo de los directores; corren el riesgo de quedarse anclados en una idea esplendida que puede agotar debido a la repetición. Aun así es muy superior a la media y a sus cortos anteriores.
“Pressure” (Simon Rumley): Decepcionante obra del siempre interesante Simon Rumley. Intento de combinar sus dos estilos cinematográficos que deviene algo forzado y apático. No debía tener ganas.
“Quack” (Adam Wingard): Inevitable, a la par que original, planteamiento que podría haber sido de los mejores si no llega a ser por su previsible final. Pese a esto, es muy notable la dirección y su sentido del humor divierte, especialmente en la primera parte.
“Removed” (Srdjan Spasojevic): La auténtica joya de la película. Una pequeña obra maestra sobre el cine con Cronenberg como referente y bellos homenajes a los hermanos Lumiere y Clint Eastwood. Poético uso del gore y magnífica dirección. Confirma que detrás de toda la calculada y genial provocación de su opera prima hay un grandioso talento a punto estallar.
“Speed” (Jake West): Muy entretenido corto post apocalíptico que a pesar de no contar nada nuevo y tener un giro visto demasiadas veces se salva por su buena factura.
Toilet” (Lee Hardcastle): El ganador del concurso propuesto por los productores. Y muy merecidamente. De nuevo nos encontramos con lavabos (lugar recurrente en la película) pero esta vez con mucha más gracia, entusiasmo y esfuerzo por parte de su director.
“Unearthed” (Ben Wheatley): Divertido y frenético chiste donde el director, con su troupe habitual, construye un juguetón exorcismo que combina terror y mucha comedia a través de la forma.
“Vagitus” (Kaare Andrews): Ambicioso corto claramente deudor de las distopías de Verhoeven. Buena realización e interesante argumento.
“WTF” (Jon Schnnepp): Planteamiento similar a “Quack” pero totalmente desenfadado y delirante con una segunda mitad que puede irritar o fascinar. De lo más arriesgado, valiente y destacable.
“XXL” (Xavier Gens): La propuesta más salvaje a nivel de gore. Gran dirección para un corto de crítica social que a pesar de ya haberse tratado en otras películas triunfa gracias a su factura.
“Youngbuck” (Jason Eisener): De lo mejorcito. Funciona como claro contrapunto a “Libido”, ya que trata un tema polémico pero mezclando los puntos de vista de la víctima y el agresor, con magníficos resultados gracias a su elegante a la vez que espectacular dirección y un genial uso de la música.
“Zetsumetsu” (Yoshihiro Nishimura): El más loco de los episodios orientales. Desfase visual en la línea habitual del director con un abierto homenaje a Teléfono  rojo ¿volamos hacia Moscú? y varias provocaciones, sexuales y políticas. Notable.
Alex Turol

Subscribe to this Blog via Email :
Siguiente>
« Prev Post
Previous
Next Post »

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS!!