Últimos Artículos

Tu Web del Cine de Terror

Tu Web del Cine de Terror

4/20/2014

Jesus Marti

Stage Fright (2014) y Kill List (2011), dos polos opuestos en el cine de terror


terror musical para todos los públicos
Hola amigos/as de El Terror Tiene Forma, como esta última semana ha sido bastante ajetreada y el tiempo no me ha sobrado precisamente, he pensado hacer unos resúmenes cortos de las dos películas visionadas para actualizar un poco estas páginas. Vamos al lío.



STAGE FRIGHT (Jerome Sable, 2014)

Sinopsis: Camilla Swanson (Allie MacDonald), es hija de Kylie Swanson (Minie Driver) una diva de Broadway que fue asesinada unos años antes de manera muy cruel, su sueño era seguir los pasos de su madre. Por desgracia para ella, la realidad es que se tiene que contentar con trabajar en la cocina de un campamento artístico, pero su suerte cambia cuando se cuela en las audiciones para la obra de teatro que se está preparando y consigue el papel protagonista. Todo parece ir bien, pero el inicio de los ensayos también marca el comienzo de una sangrienta y misteriosa matanza.

La película es un musical de terror, donde el debutante Jerome Sable (director y guionista) llena la coctelera de diferentes elementos para formar un engrudo de difícil degustación; la receta es la siguiente: toques de giallo / slasher + algunas muertes cruentas + adolescentes unicelulares + un par de personajes más o menos famosos (Meat Loaf y la mencionada Minnie Driver), algunas cancioncillas de aire teatral, algo de humor facilón y un parecido a la serie Glee que no le hace ningún bien a la película y que echa para atrás hasta al más pintado.

Yo personalmente no soy muy aficionado a los musicales y pocos de los que he visto me han llamado la atención; en el caso que nos ocupa su visionado fue un vía crucis en toda regla y tuve que hacer de tripas corazón para llegar al final del metraje, y es que el principal handicap del film son esos molestos e irritantes  momentos musicales con el grupito de adolescentes haciendo el memo por la pantalla (sólo hay que ver la escena cuando llegan al campamento), paralelamente los asesinatos y la crueldad de algunos de ellos animan un poco el cotarro, estando muy bien dirigidos aunque no siendo todo lo efectivos que deberían, de todas maneras  queda la sensación de que el director podría haber realizado un buen film de terror, pero se ha decantado por una horrorosa mezcla de estilos, quizás porque buscaba comercialidad antes que terror. La película es un constante homenaje al cine de terror, las referencias a 'El Fantasma de la Opera', 'La Matanza de Texas', 'Hellraiser', 'Carrie', 'Viernes 13' e incluso 'Scream' son continuas, pero la fuerza evocadora de las mismas queda diluida por las ya mencionadas cancioncillas. En definitiva, Stage Fright es un experimento de difícil degustación y muy irregular que, aún teniendo alguna que otra escena bien desarrollada, se hace muy pesada y bastante noña.        


una obra perturbadora de Ben Wheatley


KILL LIST (Ben Wheatley, 2011)

Hacía tiempo que quería ver este film, me habían comentado maravillas sobre él, pero para ser sincero, su director, el británico Ben Wheatley, nunca ha sido santo de mi devoción. Vamos con la sinopsis: Jay, un antiguo miembro de las fuerzas armadas, tuvo una mala experiencia trabajando en Kiev que le dejó profundas cicatrices, tanto físicas como psíquicas, que le han impedido trabajar durante los últimos ocho meses. La situación con su familia es muy tensa ya que descarga su frustración en su mujer y su hijo, derivando ésto en continuas peleas que crean un ambiente muy enrarecido. Un buen día un antiguo amigo suyo le propone volver a la actividad (ambos, tras su paso por el ejército, se han convertido en asesinos a sueldo). Jay acepta, la lista de personas a eliminar no es muy extensa, pero las reacciones de éstas ante la muerte conducirán a Jay a un abismo de terror. 


Como podéis ver la película transcurre entre diferentes géneros; se inicia como un drama conyugal, continúa como un thriller y acaba como una película de terror opresiva y atmosférica. Sin duda Wheatley tiene un talento único para crear obras personales y, en este caso, perturbadoras, donde la sensación de incomodidad ante lo que se nos está contando se hace muy patente y pegajosa; desde su inicio 'Kill List' propone una serie de constantes que van ligadas a la trastornada personalidad del personaje principal, Jay está al borde de un brote psicótico y todo el entorno que lo rodea es un caldo de cultivo perfecto y visceral para el violento estallido final del protagonista.

No es un film cómodo ni plácido, su lentitud y su particular idiosincrasia pueden ahuyentar a más de un aficionado, pero bajo mi punto de vista es una obra excitante y perturbadora, que regala muchas secuencias extrañamente atmosféricas y enrarecidas, donde el terror bulle por debajo de la piel, escondido entre los pliegues del cerebro y presto a saltar con furia a la menor ocasión. A pesar de que la carrera de este director no sea todo lo sólida e icónica que muchos críticos y aficionados defienden, este film es sin duda una pequeña joya del terror psicológico a tener en cuenta.

Saludos y buen domingo.      

Subscribe to this Blog via Email :
Siguiente>
« Prev Post
Previous
Next Post »