ÚLTIMOS ARTÍCULOS

30/6/15

ABC de E.A. Poe, campaña de financiación




campaña de financiación para este proyecto basado en Edgar Allan Poe
Hola amigos/as de El Terror Tiene Forma, hace algo más de un año les postée un proyecto de crowdfunding sobre un libro con relatos de Edgar Allan Poe, ilustrado por David G. Forés. 
El Proyecto consiguió cerca de 1000 personas que apoyaron la impresión de esta edición de lujo.
Si te lo perdiste, todavía puedes conseguir algún ejemplar en: http://bit.ly/1NsSQv6
campaña de financiación para este proyecto basado en Edgar Allan Poe
Durante la campaña de búsqueda de financiación de este libro, David, el ilustrador, se propuso un desafío a través de Instagram:

durante 27 días dibujo una letra del abecedario inspirado en el mundo de E. A. Poe.

Síguelo en instagram: @donvito

campaña de financiación para este proyecto basado en Edgar Allan Poe
A raíz del éxito del libro y de las ilustraciones, se han propuesto un nuevo libro en una edición de lujo con todas las letras del Abecedario y con curiosidades sobre el mundo de Edgar Allan Poe.

¡Actualmente solo quedan los originales de 7 letras! entre ellas la F de Fortunato, el personaje co-protagonista de "El tonel de Amontillado"
campaña de financiación para este proyecto basado en Edgar Allan Poe

Link de la campaña del ABC de E. A. Poe: http://kck.st/1BlZQZx

Sigue la evolución del proyecto en facebook: https://www.facebook.com/ipoecollection

Sigue a David G. Forés: https://www.facebook.com/untipoilustrado
Saludos macabros y calurosos.

21/6/15

We are still here (2015), espíritus achicharrados en busca de venganza



Mansiones malditas y espíritus vengativos en We are still here
Hola amigos/as de El Terror Tiene Forma, para el día de hoy traigo a estas páginas una película de bajo presupuesto que está dando bastante que hablar entre los aficionados al cine fantástico, se trata de 'We are still here' que podría traducirse como 'Todavía estamos aquí', el film ha sido dirigido por Theo Geoghegan y representa su primera incursión en el largometraje; una vez realizadas las presentaciones vamos con el argumento: después de perder a su hijo en un terrible accidente Paul y Anne ( una pareja de mediana edad) deciden reconstruir su vida comprando una casa en un pueblo de Nueva Inglaterra. Enseguida se dan cuenta de que la casa no es todo lo normal que debería y que el cercano pueblo esconde un aterrador secreto enquistado desde hace muchos años. Con la ayuda de una pareja de amigos bastante metidos en el tema sobrenatural, intentarán desentrañar el misterio y salvar sus vidas.
Barbara Crampton y Andrew Sensenig
En el mundillo cinematográfico (bueno en el arte en general) es bastante usual re-utilizar formulas de éxito para dar forma a nuevos proyectos, estas prácticas pueden venir de la misma industria, siempre ávida de buenas recaudaciones, o bien de gente que en su día fueron fans de esas películas y pretenden rendirles homenaje, We are still here se incluye sin duda en el segundo grupo mencionado, ¿de qué fuentes bebe?, pues obviamente Terror en Amytiville (The Amytiville Horror, 1979) y La Leyenda de la Mansión del Infierno (The Legend of Hell House, 1973) son los referentes básicos, pero son sazonados con muy buenas dosis y homenajes a uno de los directores favoritos de esta casa, ni más ni menos que Lucio Fulci. A priori la combinación puede parecer un poco bizarra, pues mezclar sin rubor una narración lineal y clásica con estallidos de gore y envolviéndolo todo en una extraña atmósfera onírica / malsana no es tarea fácil, y como era previsible el invento funciona a medias. Si dividimos la película en porcentajes, nos encontramos que el 60% del film se dedica a la presentación de los personajes y a ponernos en situación, el problema viene por el lento ritmo que se utiliza, la profusión de primeros planos y la gran cantidad de escenas intrascendentes que no aportan nada a la historia (vamos un coitus interruptus continuado y frustrante), a esta situación hay que añadirle las interpretaciones de los actores que están más despistados que un canario acechado por un gato y en ningún momento entran en situación. Ahora bien, pasado este largo lapsus, el director decide apretar el acelerador, los vengativos (y terroríficos) espíritus toman el mando de la función y las escenas de violencia, sangre y gore bien sazonadas con mucha tensión, llevan al film en volandas hasta su conclusión final. Es en esta parte final donde la presencia de Fulci se hace patente, desde la pinta de los fantasmas (impresionante maquillaje) hasta los estallidos de sangre todo recuerda al particular imaginario de este director y, no pudiendo ser de otra manera, también queda patente la particular anarquía narrativa de la que siempre hacía gala el realizador italiano.
Secuencia de We are still here
espíritus cabreados y vengativos en una secuencia de we are still here
En cuanto al reparto, ya he comentado que no realizan buenas interpretaciones, pero tengo que resaltar, por diferentes motivos, a dos de ellos: Siempre es de agradecer la presencia de la carismática Barbara Crampton, que desde sus calientes correrías en Re-animator (1985) y Re-sonator (1986) siempre ha ocupado un puesto de honor en mi particular panteón de celebridades del cine de terror; por otro lado tenemos a Larry Fessenden que a mi gusto es el único que aporta una interpretación más destacable y creíble, haciéndose con su papel sin ningún problema. 
la violencia y la sangre explotan en la parte final del film
la venganza siempre es dulce
'We are still here' es una película que va de menos a más, que rinde homenaje al cine de terror que se hacía en los setenta y que funciona bien, si no le pides peras al olmo. Cine para disfrutar con una buena cerveza y, quizás, sentir un leve malestar al pensar en lo que habría podido ser y no ha sido, de todas maneras la propuesta de Geoghegan es atractiva y bastante superior a otras producciones de fantasmitas cabreados con las que nos están bombardeando últimamente, y eso hay que valorarlo en su justa medida.

Saludos y cuidaros del sol achicharrante.   

17/6/15

Recién Muertos 3: El musical



tercera entrega de esta iniciativa independiente y autoeditada de relatos de terror
Hola amigos/as de El Terror Tiene Forma, hoy os traigo toda la información sobre una antología de relatos que lleva el título de Recién Muertos: El Musical, esta entrega (tercera hasta el momento) forma parte de un proyecto arrancado por un grupo de autores independientes que han optado por la autoedición, pero nadie mejor que ellos mismos para explicaros todos los entresijos de esta aventura, vamos a ello.
El miedo siempre aparece ligado a otros conceptos como: emoción, sentimiento, psicología...conceptos que también aparecen ligados a la Música. Con el lanzamiento de esta antología pretendemos fortalecer las conexiones existentes entre uno y otra hasta convertirlas en auténticas ataduras.
A través de esta páginas podrás ponerte en los huesos de un vengativo director de orquesta, luchar al son de las trompetas del apocalipsis, disparar a un pianista en un salón del lejano oeste, sentir el odio de terribles demonios al cantar una nana, ser dominado por malignos espíritus o sobrevivir a una plaga de muertos vivientes gracias a la música, entre otras muchas historias.

El contenido del libro es el siguiente:
Prólogo de Lucas L. Lair
Portada de Alicia Pulido Royo
Relatos:
'Hoy no me puedo levantar' por Pilar García Sánchez
'Dulce Condena' por Azucena Jiménez Muncharaz
'No disparen al pianista' por José Martín Ramiro
'Duérmete niño' por Roberto Jiménez Muncharaz
'Una venganza planificada' por Francisco Javier Valverde Moro
'Cantamonas' por Pilar García Sánchez
' Melodía para el fin del mundo' por Álvaro Fuentes García
'Aprendiendo para crecer' por Beatriz Aragón Palancar
' La huida final' por Antonio García Sánchez
'Dos y dos son cuatro' por Francisco Javier Valverde Moro

10/6/15

Human Centipede 3, hasta aquí hemos llegado!!!



The Human Centipede 3
Bueno ya tenemos aquí la tercera parte de Human Centipede y,  visto lo visto,  el bueno de Tom Six podría haberse ahorrado todos sus esfuerzos 'escatologore' y dedicarse a imaginar otras historias un poco más interesantes. No voy a perder demasiado tiempo con esta nueva entrega, pero creo conveniente avisar a todos los amigos/as de El Terror Tiene Forma de que la propuesta presentada es sonrojante, bochornosa y aburrida a morir, pero vamos por partes. Primero nos encontramos con un guión (por llamarlo de alguna manera), escrito por el propio Six mientras realizaba sus tareas matutinas de limpieza intestinal, que no busca otra cosa que retorcer la idea original, que a estas alturas ya está más seca que la mojama, con el objetivo de incomodar, provocar y llegar al delirio más absoluto y bizarro, ¿objetivo cumplido? pues puede decirse que sí ya que el nivel alcanzado en estupideces, frases sin sentido y aberraciones varias es absolutamente mareante; es lógico pensar por parte del director que rizar el rizo y dar a la historia un aire auto paródico, más bien de comedia sin gracia, podría aguantar todo el metraje, pero visto desde el punto de vista del espectador el resultado es aburrido y previsible.
The Human Centipede 3
La película gira alrededor de los dos actores que daban vida a los protagonistas de las anteriores entregas es decir Dieter Laser y Laurence R. Harvey, re-encarnados respectivamente en el alcaide Bill Boss y su ayudante Dwight Butler, con lo cual se pretende crear una especie de 'tour de force' interpretativo entre ambos y lograr que encadenen con éxito las sucesivas idas de olla del realizador, el problema, por lo menos para mí, es que el invento no funciona ya que los dos personajes están vacios de contenido e interés, cosa bastante normal pues se encuentran encorsetados en unos diálogos y reacciones de besugos quedándoles el recurso del histrionismo más demencial (en especial el pobre Dieter Laser) para salvar la función en la medida de lo posible. Dicho esto podéis imaginaros la secuencia narrativa: entre aullido y aullido del Boss (realmente insoportable el nivel de decibelios utilizado) y diferentes discursos intrascendentes de filosofía vital idiota se insertan pequeñas secuencias gore para demostrar lo loco, sádico y absolutamente malvado que es el tipo; de esta manera y entre trompicones pretendidamente efectistas avanza el film hasta llegar a su parte final donde el ciempiés humano (más largo que nunca) hace acto de presencia.
The Human Centipede 3
Otros puntos a tener en cuenta: la banda sonora es intrascendente ¿existe?, la fotografía está bien pensada pues predominan los tonos naranja para dar la sensación al espectador del calor que achicharra los muros de la prisión y vuelve a todos medio locos, por último mencionar la presencia de varios secundarios bastante conocidos: Eric Roberts, Robert LaSardo, ClaytonRohner, Tommy 'Tiny' Lister y la actriz porno Bree Olson, también aparece en alguna secuencia el propio Tom Six que por cierto es un pésimo actor.     
Como última reflexión sería bueno recordar que para que una película con una idea tan provocativa y original (en su momento) funcione de verdad necesita de muchos elementos diferentes que protejan los desvaríos del director y les den una patina de credibilidad, pues la credibilidad (por loca que esta sea) es el elemento que verdaderamente crea incomodidad y mal rollo en el espectador, por eso la primera entrega funcionaba muy bien, la segunda perdía un poco de fuelle a pesar del salvajismo llevado al extremo de sus fotogramas y la tercera es un completo fiasco que nos podríamos haber ahorrado todos, la única buena noticia es que parece ser que ya no habrá ninguna continuación más, o por lo menos eso quiero creer. En fin, una burrada cansina que ha perdido la gracia y el poder de incomodar, donde el rollo malsano se ha convertido en un espectáculo grotesco e inclasificable y que entronca directamente con las comedias de sal gruesa sin puta gracia, lamentable.
The Human Centipede 3
Bueno amigos/as para recuperarme de este descalabro cerebral voy a tomarme una cervecita bien fría y a visionar otra película, a ver si entre una cosa y otra recupero la 'supuesta' normalidad que rige mi vida. Saludos y cuidado con la calor que juega malas pasadas y si no que se lo pregunten a Six y Laser.